A mal producto, buena reseña

Lo que escribas y el tono en que lo hagas, conllevará continuidad en la relación que tengas con una marca y determinará oportunidades con otras.
A mal producto, buena reseña
26
Jun

A mal producto, buena reseña

Business image created by Kstudio – Freepik.com

A muchos nos ha pasado, llega el momento en que te llaman para reseñar un producto y una vez comienzas, te das cuenta que no está a las expectativas ni tuyas ni de tu audiencia.

Que situación tan difícil, ¿verdad? Tienes la presión de tener una reseña que hacer, tienes un cliente esperando y que confió en ti para darte un producto y espera una opinión (que claro, espera que sea favorable), y estás en la incertidumbre de qué tan sincero deberías ser para tratar de balancear la situación.

Conozco creadores de contenido que simplemente si el producto era malo, lo publicaban tan cómo cual, con su opinión y con su lenguaje. Hoy en día están en la oscuridad, todo por falta de profesionalismo, ya que no es lo mismo “vacilar” entre amigos, que publicar contenidos en un medio que pretende ser serio y lograr reconocimiento y auspicios.

Aquí es el momento de ponernos serios y ser completamente profesional. Lo que escribas y el tono en que lo hagas, conllevará continuidad en la relación que tengas con esa marca y determinará oportunidades con otras.

A base de la experiencia que he tenido en ambos lados, de editor y de reportero, les comparto algunos consejos para cuando tengas que hacer una reseña de un producto que consideres malo, malo, malo…

1) Calma tus demonios. Sí, sabemos que eres una persona sincera, sin frenos, y sin “pelos en la lengua” (¿de dónde viene eso “anyway”?), que destruyes las marcas con varios argumentos en reuniones y charlas con amigos. Pero NO, NO y NO, debes ser así en tu medio profesional. Ya hemos mencionado que una cosa es tu cuenta personal o tu personalidad real, y otra es tu medio, ese mismo, el que quieres que tenga auspicios y que te traten como profesional de las comunicaciones. A medidas que no lo eres, y eres “Pancho el del barrio” en tu medio, diciendo que “este teléfono es una leña“, y “no lo debes comprar porque…“, esa puerta se te cerrará, no importa si a la sazón, tienes la razón.

2) Se lo más neutral posible. Para aclarar, la neutralidad es algo muy difícil de proyectar, por eso menciono que debemos tener la mayor posible. ¿En qué se basa tu reseña, en tus gustos? Para opiniones como por qué las películas de Marvel son mejores o no que las de DC, están los blogs personales, no los medios profesionales. Tu medio, no tú, se debe al lector, a tu audiencia, por lo tanto, debes tener respeto a la misma, llevando contenidos altamente profesionales y llevando la información tal y cómo es, neutral. Que sea tu público quien decida si lo compra o no, si lo usa o no.

3) Lee nuevamente antes de publicar o pide ayuda. Si entiendes que tu reseña está muy cargada (a lo bueno o a lo malo), vuélvelo a leer con calma antes de publicar. Si no te convences, pide a algún colega de confianza que lo haga y te emita sus comentarios, quizás editar la nota. No es nada malo, se hace en los medios de publicación y emisión nacional y es parte de ser un profesional. Un par de ojos diferentes, con una opinión distinta, puede ser lo mejor que hagas para “neutralizar” esa reseña.

4) Evidencia tus argumentos. Si tu reseña inevitablemente llega a indicar sobre fallas o faltas, justifica las mismas con documentación (o enlaces) que sea de fuentes confiables. Por ejemplo, no luce bien que yo diga en mi reseña de pañales desechables que no son buenos o no llenan mis expectativas, prepárate a justificar por qué. “No son bueno a mi entender porque X, Y, Z“; “son muy caros porque la marca Y tiene Z atributos y cuesta menos en el mercado“; “ojo con este maquillaje, porque se ha demostrado que irrita la piel, aquí los reportes _____“; y así por el estilo.
Criticar por criticar no te lleva a ningún lado y te cierra puertas (qué marca se arriesgará a trabajar contigo si corre el riesgo de que lo pulverices).

5) ¿Clarificaste tu relación con la marca en la reseña? Esto no es nuevo, hace muchos años que los creadores de contenido debemos seguir las guías establecidas por la Federal Trade Commission (FTC), las cuales indican que debemos aclarar cual es la relación marca-creador de contenido. Si la marca, producto que reseñas te fue regalado, te dieron dinero por hacer la reseña o existe una relación familiar, debes aclararlo. Eso se llama transparencia y el no seguir las guías tiene consecuencias.
Más información al respecto en el siguiente enlace.

6) ¿Mal producto o mal servicio? Comunícalo directamente. No es necesario despotricar o humillar públicamente cuando un producto o servicio es considerado malo. Si sientes la necesidad de hacerlo, llama o escribe a tu contacto con la marca, o tu contacto con la agencia y díselo. Pero con respeto. Si le dices a tu contacto, “este producto es una ^%#&0“, es básicamente lo mismo que hacerlo públicamente, verás esas puertas cerrarse en tu cara.

7) Siguiere. Lucirás como todo un comunicador profesional si en vez de criticar, enumeras puntos a mejorar o puntos por los cuales tal producto aventaja a otro. Como mencionamos, deja que el público decida.

8) El público es el rey. Establece tu reseña y tus argumentos y deja la puerta abierta para que tu audiencia opine. Sabes que será un guerra, y que la tendrás que moderar en su momento, pero deja que los cantazos sean entre los lectores, y no de la marca hacia ti.

¿Tienes otros consejos que quieras compartir con la audiencia? Adelante, que este espacio es tuyo…

Sígueme en Instagram y en Twitter, dale, no muerdo (bueno, a veces)

Leave a Reply